Existen varios estilos de yoga y estos pueden clasificarse como dinámicos, pasivos y terapéuticos, por lo que el apropiado para ti será aquel que se integre a tu ritmo de vida y te ayude a generar mayor balance y armonía.

Entre los estilos de yoga dinámico están:  Ashtanga Vinyasa Yoga, Vinyasa Yoga, Rocket Yoga entre otros. Algunos son más pasivos: Iyengar Yoga, Yin Yoga, Hatha Yoga mientras que Kripalu y Vini Yoga, son prácticas con fines terapéuticos.

El yoga es una actividad sumamente integral y es por ello que Ricardo, profesor de la escuela Its Yoga Satellite, nos recomienda tener en cuenta 6 factores al momento de elegir tu estilo.

  1. Es muy importante evaluar nuestro estilo de vida y elegir un tipo de yoga que nos ayude a generar balance, por ejemplo si tenemos un trabajo en el cual la movilidad es reducida, sería recomendable elegir un estilo de yoga dinámico que nos permita compensar de cierta forma la falta de movilidad que tenemos durante nuestra rutina diaria. Por el contrario si tienes un trabajo que demanda muchísima actividad física, practicar algún estilo de más pasivo ayudaría a tranquilizar y compensar la sobre actividad del día a día
  1. La edad es otro factor muy importante a considerar. Si eres una persona mayor que tiene ciertas restricciones de movilidad, elegir un estilo como Iyengar Yoga sería muy beneficioso. En este estilo de Yoga el profesor suele emplear una serie de props o accesorios con la finalidad de asistir y facilitar el movimiento durante la práctica.

Adicionalmente las posturas son mantenidas por un largo período de tiempo lo que te permitirá prestar mayor atención a la alineación y evitar lesiones. Este estilo es practicado tanto por jóvenes como adultos en diferentes partes del mundo.

Por otra parte si te interesa el dinamismo, estilos como Ashtanga, Vinyasa y Rocket te darán la oportunidad de conectar la respiración con el movimiento del cuerpo durante 1- 2 horas. La permanencias en las posturas son de 5- 8 respiraciones.

  1. Por encima de todo esto, el estilo debe de ser de tu agrado, ya que mucho más importante que el estilo que practiques es la sensación que la práctica te genera; si al finalizar te sientes más relajado a nivel físico y mental y con más energía es posible que ese estilo que has elegido sea apropiado para ti.

    El estilo apropiado para ti será aquel que se integre a tu ritmo de vida y te ayude a generar mayor balance y armonía.

  2. La ubicación del lugar donde prácticas es muy importante, este debe ser cercano y de fácil acceso, y la atmósfera debe ayudarte a promover un estado de relajación. Si el sitio se encuentra muy alejado, es posible que toda la relajación que ganaste durante la práctica se disuelva durante horas de tráfico.
  1. Busca un estilo de yoga que se adapte a tu disponibilidad de tiempo. Ciertos tipos de yoga demanda mucho más tiempo que otros, como por ejemplo Ashtanga que requiere entre 1.5h a 2 horas diarias, mientras Hatha y Vinyasa ofrecen una mayor variedad de horarios 1h- 1.5h, incluso es posible encontrar clases de 45 minutos.

La sensación placentera o no placentera que te deje el estilo es lo que te hará comprometerte con el Yoga de forma regular. Sin embargo, es importante destacar que la práctica no siempre te mostrará felicidad y alegría.

El Yoga, al trabajar principalmente en la mente, te da la oportunidad de observar tus emociones, aceptarlas y progresivamente entenderlas para desapegarte de ellas, ya que es por medio de la auto-realización y aceptación, que el estado de paz interior descrito en muchos textos de Yoga puede ser alcanzado.

Finalmente cuando encuentres el estilo adecuado para ti, trata de practicarlo lo más frecuentemente posible. Yoga es un camino muy bonito lleno de auto aprendizaje, y te sorprenderás de cómo puede cambiar diferentes aspectos de tu vida en forma positiva.

Ricardo Martin
Its Yoga Satellite

Newsletter

Recibe en nuestro boletín quincenal con noticias, recetas, anécdotas, consejos y promociones!

Registro realizado correctamente!

Pin It on Pinterest

Share This