Elegir a tu profesor de yoga es una tarea difícil, principalmente porque hay varios factores o preguntas que debemos hacernos, tales como:

1. Qué tipo de energía podemos percibir del professor.
2. Cómo es tu interacción con tu instructor de yoga, es positiva o negativa.
3. Cuál es el nivel de conocimiento y experiencia que tiene el instructor acerca del Yoga.
4. Cuánta experiencia tiene como practicante y como instructor.
5. Tiene buena presencia mi instructor de Yoga.
6. Mi instructor de Yoga es responsable y honesto.
7. Entre otros.

Entre los puntos mencionado anteriormente los cuatro primeros son de suma importancia. Y a continuación Ricardo, professor de Yoga en Its Yoga Satellite, nos explica en detalle cada de uno de estos aspectos.

1. La energía e interacción que podamos tener con el profesor.
En este caso debemos de estar muy atentos a lo que nos dice nuestra percepción, si observamos más nuestra percepción y menos nuestra mente podremos inferir con mayor precisión que tan positiva o negativa puede llegar a ser la interacción con una persona, lugar o situación. Debemos dejar de lado todas las recomendaciones e ideas preconcebidas y simplemente reconocer lo que nos dice el momento presente acerca de esa persona.

“Recuerda que la forma como cada quien percibe su entorno dependerá netamente del observador y no de lo que es observado.”

La práctica de Yoga inicialmente pareciera ser una actividad netamente física, pero con el tiempo te irás dando cuenta como la conexión entre el movimiento y la respiración (vinyasa), estimulan el flujo de energía en nuestro cuerpo. Siendo esta una de las cualidades más importantes que diferencia el yoga de cualquier otro tipo de actividad.
En el pasado, muchos siglos atrás, el movimiento energético que el yoga generaba, fue utilizado en la India como una herramienta de sanación. Hay textos donde se reporta que en India alrededor de 1930 enfermedades como el lepra, insomnio, cáncer, diabetes, entre otras podían ser curadas o mejoradas notoriamente.

Por todo ello es muy importante tener buena conexión con el profesor Yoga, ya que independientemente seas consciente o no, el movimiento energético producido por medio de la práctica podrá ser favorecido o suprimido dependiendo de la estructuración de la clase, así como la manera de emplear nuestra respiración al movernos a través de la secuencia y la intención que el instructor tenga al impartir la misma.

2. Respecto al nivel relacionado con la experiencia que el instructor tenga principalmente como practicante y como profesor, esto nos lleva al punto 3 y 4 mencionado al principio del artículo.
Cuando el instructor tiene mayor experiencia como profesor y especialmente como practicante, este tendrá mayor conocimiento en cuanto la respiración, el diseño de la secuencia y sabrá de antemano, que su intención puede ayudar, promover y potenciar la experiencia que los estudiantes pueden llegar a tener durante la clase.

“Cuando encuentres algún instructor que cubra los cuatro puntos mencionados al inicio, felicitaciones!!!! no cabe duda de que tu experiencia como practicante de yoga será muy gratificante, y eventualmente tu profesor de yoga puede llegar a convertirse en tu guía y un modelo a seguir.”

Recuerda ser siempre honesto con lo que percibes y sientes, puede ayudarte a elegir aquello que más te conviene.

Mucha suerte en tu camino.

Ricardo Martin
Its Yoga Satellite

Newsletter

Recibe en nuestro boletín quincenal con noticias, recetas, anécdotas, consejos y promociones!

Registro realizado correctamente!

Pin It on Pinterest

Share This