Día a día puedo ver cómo en Facebook o cualquier otra red social está saturada con información sobre cómo bajar de peso en X días, programas detox o un sin fin de opciones que parecen ser la solución perfecta para estar fit o lograr el peso añorado por algunas personas.

Entonces decidí hacer una prueba en el mes de Junio aprovechando la llegada del verano y el furor de la operación bikini. Con este ensayo quería saber la disposición del usuario para aprender a comer a sano a través del Programa Transformación.

El resultado de mi experimento arrojó los resultados que me esperaba y me encontré con frases como “me gustaría empezar el programa después de las vacaciones”, “me voy de vacaciones, no quiero hacer dieta”. Este tipo de mensajes también suelo escucharlos en el mes de Diciembre.

En base a este comportamiento recurrente, mas no generalizado, me atrevo a traer a colación la descripción de la “carrera de la rata”, que explica Robert T. Kiyosaki, en su libro “Padre rico. Padre pobre”, y que sintetiza la figura de un ratón corriendo dentro de una rueda, sin poder salir de ella. Y me atrevo hacer la analogía con el deseo de “bajar de peso”.

En esta carrera por querer perder peso, las personas recurren a salidas express, convirtiéndose en esclavos de la “dieta” y en empezar una y otra vez cualquier otro método que les ayude a cambiar los números de la báscula o la talla de la ropa. Sin embargo, la solución está en cambiar el pensamiento y en consecuencia la relación con la comida.

Me atrevería a preguntar ¿cómo reaccionas cuando logras bajar de peso o logras volver a vestir esa talla que tanto anhelas? ¿Te permites un pequeño placer o “cheat meal” como recompensa?.

“Si la gente obtiene más dinero entonces adquiere más deuda”.

Cuando consumimos más calorías de las que nuestro cuerpo necesita sucede lo siguiente: a) el exceso de energía se almacena primero como grasa, b) si el excedente de energía continua eventualmente se traduce en aumento de peso.

“Si la gente obtiene más energía de que la necesita entonces aumenta de peso”.

Comer saludable sin hacer dieta ni pasar hambre

Lo ideal es lograr un balance entre lo que consumimos y gastamos en nuestro día a día, porque nuestros requerimientos calóricos o de energía van a depender de nuestro estilo de vida. Pero en dónde esta el límite de cuánto debo comer, cómo saber cuánta energía requiero. La respuesta, en mi opinión, la tenemos cada uno de nosotros y el mejor indicador es el cuerpo.

“Mi cuerpo se fortalece porque lo nutro todos los días, y entre más balanceado y natural sea mi alimentación más vitalidad voy a tener”.

En nosotros está la clave para lograr salir de la carrera de la rata, sentirnos mejor con nuestro cuerpo y estar dentro del rango de peso saludable comiendo sano sin hacer dieta.

Digo “peso saludable” porque en ocasiones puedes lograr tu peso ideal o soñado, pero éste no se traduce en mejor salud porque quizás has ignorado los requerimientos de tu cuerpo.

Y tú ¿te has sentido así?. Comparte tu comentario y conoce cómo salir de la carrera de la rata aquí.

Newsletter

Recibe en nuestro boletín quincenal con noticias, recetas, anécdotas, consejos y promociones!

Registro realizado correctamente!

Pin It on Pinterest

Share This